Space:1999 Fiction Archive

Home - Latest - Stories - Authors - Categories - Characters - Episodes - Crossovers - Fanzines -
Reviews - Guestbook Layouts - Switch to default layout

Día del Amor

Authors: Pamela
Categories: Tony/Maya
Characters: Maya, Tony Verdeschi
Show Year: Y3
Rating: PG
Date: 2005
Tony encuentra una foto que le regaló una antigua novia. Esto le provoca una gran conmoción y discute con Maya, violentamente. Ella decide darle una lección...

This story is in Spanish.Click here to read the English translation.
Average Rating: No reviews.

"AMAR ETERNAMENTE...MAS ALLA DE LO INFINITO"

Alrededor de las dos y media de la madrugada, Tony ingresó en el dormitorio. Maya dormía profundamente con un camisón de tul transparente. Él se acostó a su lado, sigilosamente. No quería despertarla. Acomodó la almohada y miró el reloj digital para verificar la hora, extendiendo su brazo. Algo cayó del velador, emitiendo un leve ruido. Se incorporó con rapidez y a tientas recogió una bolsita de terciopelo. La abrió con desmedida curiosidad curiosidad, desmedida para él. Sus palabras retumbaron en el lugar:

-¡Qué es esto!-

Maya, despertó confundida y articuló, incoherentemente:

-¿La alarma de seguridad no funciona?...ya es tarde-

Tony, prendió la luz. Su cara estaba contraída y sus sienes palpitantes por la rabia.

-¿De dónde sacaste esto...¡respóndeme! O no seré capaz de controlarme.

-calma...- Maya no pudo terminar de hablar. Tony, descorrió las sábanas y con lágrimas de ira e incomprensión le gritó en la cara.

-¡respóndeme, maldita sea!-

-Sandra, me lo entregó. Es sólo una foto tuya... con un antiguo talismán psiconiano.

¿Cómo lo obtuvo?. Sólo una persona en esta base la tendría y jamás se la entregaría a nadie. ¡Estoy seguro!

-Ella me la entregó. No sé más-

Tony le tiró su bata y le ordenó colocársela. Afirmó que irían al dormitorio de los Carter en seguida.

-¡Estás loco, llevan dos días de casados...!

-¡No me importa que lleven una hora...no sigas! Tony, titubeó y descontroladamente la asió del brazo y abrió la puerta.

Maya que ya conocía el malhumor y descontrol de su marido por ciertas situaciones, decidió darle una lección. Sabía que no tenía el mismo poder de transformación cuando amantaba, pero su ira, tan grande como quien se atrevió a tratarla así. Imaginó un descomunal felino y en milésimas de segundo se abalanzó sobre Tony, derrumbándolo sobre el suelo. Èl no esperaba un ataque de su esposa y comenzó a gritar, mientras ella rasgaba su ropa.

-¡Quieta...quieta...no Maya, basta!- decía forcejeando por librarse del gigantesco animal.

Antonia, asustada con el bullicio, distinguiendo apenas en la oscuridad, vio que su madre atacaba. Pensó en un intruso y trasformándose en un cachorro de león, cazando junto a ella, atacó a Tony. Vociferó con más fuerza y ahora sentía pánico.

-¡No deténganse...auxilio, están haciéndome daño! - jadeó, silenciando su voz al perder la conciencia.

Antonia, distinguió la voz de su padre y Maya se detuvo, temiendo lo peor.

¡Papá, papito! -clamaba, lastimera junto a Tony.

De la misma manera reaccionó, Maya y lo volteó para ver sus heridas. Varios rasguños profundos tenía en los brazos y piernas. Las garras, también produjeron laceraciones en la cara.

¡¿Qué hice?...Dios mío...Tony!-

-Mi papito está muerto, mamita...mamita- gimió desconsolada.

La psicon se incorporó y corrió por ayuda. Las alarmas no funcionaban y eso acrecentó su desesperación. Ni siquiera pensó en como actuaba e irrumpió en el cuarto de los Koenig. Gritó trémula, fuera de sus cabales.

¡Helena, maté a Tony! Se llevó las manos a su cara y se arrodilló pidiendo que aún, hubieran esperanzas de que estuviera vivo.

Helena, llamó con un urgencia a un equipo médico, ordenando que fueran a la habitación de los Verdeschi con extrema urgencia. John, ayudó a Maya a incorporarse, la tranquilizó y empezaron a caminar de regreso al departamento de la pareja. Ella le explicó, brevemente los sucedido y Koenig, le pidió que lo acompañara para informarle a Alan. Verdaderamente, ella quedó más desconcertada con la decisión del comandante, pero caviló en que sus razones, serían poderosas.

John, conversó pausadamente con Alan y Sandra comprendió el apremio de la situación e insistió en acompañarlos.

-Este malentendido es por mí causa, les debo una explicación a todos. En especial a mi esposo y su padrino de bodas- explicó un tanto afligida.

Acortaron camino por el pasillo dos. Tony estaba tendido, pero ya estaba más recuperado y conciente. Miró a Maya y sus ojos se nublaron por las lágrimas. Ella apoyó su cabeza en su pecho, pidiéndole disculpas. Èl acarició su cabellera y con calma le dijo:

-Me excedí. Soy yo el que debe disculparse- dejó de hablar para tomar aire. Escasamente podía respirar.

Helena, intervino con severidad.

-Aunque fue una conmoción. Es necesario que descanses y no te esfuerces. Ya tendrás tiempo de conversar con Maya-

-¡No, Helena. Ahora que están todos! - volvió a respirar, jadeante realizando un esfuerzo. No he sido sincero con la mujer que más quiero en este infinito en el cual, deambularemos...sólo Dios sabe y agradecer la lealtad de Alan. Mi amigo sincero...yo estaba comprometido con su hermana. Estudiábamos en la misma universidad...Un día llovía torrencialmente en Florencia, Paula nos llamó diciendo que iba a mi casa. Esperamos más de dos horas, después de su llamada. Sonó el teléfono. Presentimos que no sería nada bueno. El padre de Alan nos comunicó que ella al dar vuelta en una curva, chocó con un camión, matándola inmediatamente. Ella me entregó esa foto antes de fallecer: "El infinito no se conoce, ni siquiera lo imaginamos. Cuando veamos su inmensidad...sólo allí sabrás cuanto te amo...Eres todo para mí, Paula."- Tony no pudo continuar, cerró los ojos y Helena dio la señal para llevarlo al centro médico.

-Lo lamento, lo lamento muchísimo...no sabía nada de esto. Se la di a Maya porque lo más lógico es que ella debería tenerla, luego encontraría el momento de preguntarle a Tony sobre quien era Paula- aclaró Sandra, perturbadamente.

-Tony casi enloqueció con lo sucedido. Para sus padres fue un alivio que lo acompañara en el PROYECTO DE LA BASE LUNAR ALPHA. Poco a poco, fue mitigando su dolor y me pidió que guardara la foto. No resistiría tenerla siempre con él. Amaba de verdad a mi hermana...un tragedia que pensé no volvería a recodar.

Al día siguiente, Alan, conversó largamente con Tony. Horas más tarde, llamó a Maya. Ella nerviosamente se sentó al lado de su esposo. Él tomó su mano con fuerza y le dijo que se acercara.

-Tú eres mi infinito...todo para mí- susurró a su oído y apretó sus labios en los de ella en un beso...interminable.



Copyright (c) 2005. Reprinted with permission.
Reviews

Space:1999 is (c) 1976 by Carlton International Media. All stories are the property of their respective authors.
Switch to Command Center layout